Ventajas e inconvenientes de vivir en el centro de una ciudad

Ventajas e inconvenientes de vivir en el centro de una ciudad

Vivir en el centro de la ciudad tiene sus ventajas pero también sus inconvenientes. Si estás buscando piso, ya sea en venta o en alquiler, será mejor que pienses bien dónde te gustaría vivir porque es uno de los factores a tener en cuenta a la hora de elegir una vivienda.

No solo hay que alquilar o comprar un piso porque te guste su distribución, la calidad de sus materiales o su precio sino también por la ubicación.

No es igual una ciudad grande, como Madrid o Barcelona, que un pueblo rural o una ciudad pequeña o media, como puede ser Cáceres, Mérida o Plasencia, por poner varios ejemplos en Extremadura.

En este caso, hacemos referencia a ciudades pequeñas de entre 30 y 60 mil habitantes y hablamos de las ventajas e inconvenientes de vivir en el centro urbano.

Ventajas de vivir en el centro

1.Cercanía a comercios

La proximidad a la zona comercial de la ciudad es un plus si te gustan las compras o si sales muy a menudo de tiendas. Ropa, calzado, electrodomésticos…se concentran mayormente en las calles más céntricas. Aunque también hay barrios con muchos comercios, suelen ser más familiares y no las principales franquicias, por ejemplo.

Tener tu casa a pocos minutos o escasos metros de los locales a los que sueles acudir es una ventaja porque no te dará pereza salir pero también puede ser un inconveniente si eres un poco «adicto» a las compras.

2. Acceso rápido a servicios públicos 

Coger un taxi, acudir a hacer un trámite al ayuntamiento de la ciudad o pasar por la comisaría de la Policía Local a poner una denuncia es mucho más sencillo si vives en el centro. Aunque, en algunas ciudades estos servicios están más alejados, lo normal es que en la zona centro tengas acceso a todos ellos.

3. Más variedad de bares de tapas y copas 

No tiene porqué ser así, pero los bares y restaurantes más conocidos o a los que te gusta ir los fines de semana o en los momentos de ocio suelen estar en el centro. Aunque, afortunadamente hay barrios muy concurridos donde la oferta de este tipo de locales es amplia e incluso muchas veces más solicitada.

4. Oferta cultural más amplia

Ir al teatro, al cine, a un concierto o a ver una exposición suele ser más fácil si vives en el centro. Eso, en el caso de que estos servicios no estén más alejadas como pasa en algunas ciudades que tienen centros comerciales en las afueras o trasladan las salas de cine y otros servicios a zonas más alejadas.

5. Lugares de interés cercanos

Tener los lugares de interés próximos a tu casa es una ventaja cuando van a visitarte amigos o familiares. Llevarles a ver la Catedral, un museo o monumento y tener la oportunidad de llegar en unos minutos y sin necesidad de transporte público ni coche es una suerte no sólo para el turista sino para ti si tienes que acompañarle.

6. Menor uso del transporte 

Ir andando a todas partes no tiene precio. El hecho de tener que coger el coche o depender de un autobús urbano para todo es un rollo para muchas personas que no tienen facilidad de transporte.

Además, si trabajas o estudias en el centro, tienes todo a mano y podrás ir caminando siempre. Eso, por no hablar de las ventajas medioambientales.

7. Revaloriza la vivienda

En el caso de que sea una casa en propiedad, si estás pensando comprar, lo más probable es que el precio que puedas poner a tu vivienda sea mayor si está ubicada en el centro que si está extrarradio.

Si te han convencido las razones puedes ver la oferta de piso en el centro de Plasencia, para alquilar o para comprar.

Inconvenientes del centro para vivir

Como siempre, todo lo que supone ventajas también tiene su parte negativa. Algunos de los principales inconvenientes que encontramos son:

1.Más difícil aparcar

Encontrar aparcamiento puede ser todo un reto cada día si vives en las afueras y trabajas en el centro o necesitas ir todos los días a llevar a los niños al colegio.

La zona centro además está más limitada y las calles principales no tienen opción de aparcamiento. Tendrás que recurrir en más de una ocasión a un parking privado o llegar tarde a una reunión, al trabajo o a una cita.

2.Precios más caros

Lo normal es que si quieres comprar un piso o alquilarlo, la zona centro sea más cara en igual de condiciones. Es decir, una vivienda de similares características en cuanto a metros, estado, calidad…vale más en el centro que en otras zonas más alejadas.

3. Ruidos en zonas de bares

Como decíamos al hablar de las ventajas, vivir cerca de una zona de bares también tiene sus inconvenientes y uno de los principales es el ruido. Si además tus ventanas dan a una calle de bares, los fines de semana y las noches pueden ser insoportables sobre todo en verano, que el calor te obliga a abrir si no tienes aire acondicionado.

4. Menos vistas y menos luz en zona intramuros

Esto dependerá de la ciudad y de la calle en la que vivas y también de la altura de tu vivienda. En algunas ciudades, la zona intramuros tiene calles estrechas con muchos locales y viviendas y por tanto son más oscuras y tienen menos vistas.

Tener enfrente otra vivienda o que tu salón de a una callejuela céntrica pero sin luz no es muy agradable y más si te gusta leer o trabajas en casa.

5. Hipermercados menos accesibles

Igual que las tiendas están en el centro y los pequeños comercios o franquicias también, los hipermercados suelen ubicarse en otras zonas, donde hay más opción de aparcamiento o pueden tener su propio parking para los clientes.

Si vives en el centro y no tienes coche, tendrás que limitarte a hacer la compra en supermercados o tiendas de barrio donde la oferta suele estar más limitada.

Encontrar la ubicación perfecta es casi misión imposible porque nunca llueve a gusto de todos, pero tendrás que valorar cuáles son tus necesidades y en función de éstas, la mejor zona para vivir en tu caso particular.

Conoce nuestra oferta de pisos en Plasencia que no están en el centro y quizás encuentres alguno que te encaje.

 

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.