¿Tienes un salón muy pequeño? Trucos muy sencillos para dar amplitud

¿Tienes un salón muy pequeño? Trucos muy sencillos para dar amplitud

El salón es el lugar de la casa que más quebraderos de cabeza suele darnos a la hora de decorarlo. Y es que es la estancia en la que pasamos más tiempo, y sobre todo, que utilizamos para descansar, para disfrutar del tiempo libre y para relajarnos después de una jornada intensa.

Pero llegar a casa, y tener la sensación de que las paredes te comen por falta de espacio, agobia a cualquiera. Sobre todo, cuando ves algún mueble o elemento decorativo que te gusta pero no sabes dónde colocarlo.

Un salón pequeño suele ser más acogedor que los espacios demasiados grandes, pero es importante saber decorarlos y tener hueco para lo imprescindible, sin renunciar a tus gustos.

Si estás buscando la mejor manera de decorar tu salón para que no parezca una especie de “cárcel” te damos algunos consejos básicos y fáciles que puedes seguir.

Paredes blancas

¿Está de moda el coral o el verde botella y a ti te flipan? Pues sentimos decirte que no es lo mejor si quieres dar amplitud a tu salón.

Y es que, igual que vestir de negro realza la figura, pintar las paredes de tonos oscuros, estrecha los espacios. Así es que, juega con la combinación de colores en otros elementos como cojines, alguna cortina o un marco de fotos y elige los blancos, beig o grises claros para las paredes de tu salón.

Además, el blanco es un color que nunca pasa de moda y aporta luminosidad a cualquier estancia. En cuanto a la combinación con textiles o mobiliario, va con todo y no tendrás problemas si quieres cambiar de funda del sofá o de cortinas.

Muebles en tonos claros

Igual que ocurre con las paredes, los muebles también influyen a la hora de generar sensación de amplitud.

Elige muebles que no sean demasiado oscuros. Mejor los blancos, de madera natural clara o grises. Si no quieres cambiar los que tienes, siempre puedes darles un nuevo toque, con una pintura de tiza de algún color pálido que te guste, como el verde agua o el rosa palo.

Ahora hay muchos trucos para los muebles sin tener que hacer una gran inversión y sin ser ningún manitas con la decoración y las manualidades.

Colocar espejos

Los espejos agrandan los espacios.

Elige una pared que tengas despejada o sustituye ese cuadro que además no te convence por un espejo circular o cuadrado, con un marco dorado o en plata y el efecto que produce te sorprenderá.

No esperes que tu salón de 12 metros parezca una pista de baile, pero al menos, disimularás si es muy estrecho con un bonito espejo y además podrás sacarle su utilidad.

Hay muchos espejos para elegir, de diferentes formas, tamaños y estilos, desde más clásicos, vintages, minimalistas, retros…

Decoración escasa

Menos es más.

Cuantos más accesorios tengas en el salón, más pequeño va a parecer. Piensa cómo cambia una casa cuando la ves vacía y cuando la vuelves a ver amueblada.

Evita demasiados cuadros, esculturas o adornos y optar mejor por estanterías colgadas en la pared que no sobresalgan demasiado para no restar espacio, sino aprovechar cada rincón al máximo.

Llenar los estantes de accesorios tampoco es conveniente para que no parezca demasiado recargado.

Buscar los puntos de luz

Que tu salón sea pequeños no quiere decir que sea oscuro. Lo más importante es que sepas aprovechar las zonas más luminosas y no entorpecer el paso de la luz.

Si por ejemplo tienes una gran ventana, procura no colocar nada delante ni tampoco cubrirla con cortinas pesadas o de tejidos tupidos.

Un comedor pequeño y luminoso es muy acogedor y debes aprovechar la luz que entra para sacar partido a los metros que tienes.

En cuanto a los muebles, la distribución hace que un salón parezca más grande según donde coloques cada elemento.

Y también las lámparas juegan su papel a la hora de aportar amplitud a las casas. Si no tienes demasiado espacio, evita las que son demasiado voluminosas y opta por modelos más minimalistas.

Son sencillos trucos que puedes tener en cuenta para disfrutar al máximo de esa estancia de la casa en la debes estar cómodo, sin necesidad de hacer una inversión económica o de cambiarte de piso si estás de alquiler.

Cuéntanos tu experiencia y qué idea te gusta más.