¿Qué requisitos pide el banco para conceder una hipoteca?

¿Qué requisitos pide el banco para conceder una hipoteca? Comprueba si los cumples

La época en la que se concedían préstamos hipotecarios a diestro y siniestro se terminó con la crisis económica hace unos años.

Hasta aquel momento, comprar una casa estaba “al alcance” de cualquiera, independientemente de su nivel de ingresos o de los ahorros que tuviera. Porque incluso sin ahorros, meterse en una hipoteca era mucho más fácil.

Los bancos concedían hipotecas por encima del valor de la vivienda. Con lo que te prestaba hasta el 120 %.

Vamos, que no solo te dejaba el dinero para una casa sino para los muebles y el coche.

Muchísima gente aprovechó aquello, se lanzó a meterse en una hipoteca muy por encima de sus posibilidades que años después le llevó a una situación casi de ruina.

Y lo peor es que muchos se quedaron sin blanca y sin casa.

Ante esto y tras estallar la burbuja inmobiliaria y la crisis económica de 2008, los bancos empezaron a endurecer sus condiciones.

Si bien, debes tener en cuenta todos estos gastos antes de comprarte una vivienda, las entidades tienen sus propios requisitos antes de arriesgarse a dejarte un dinero que no vas a poder devolver.

Pero te contamos las más generales, que suelen coincidir en la mayoría de bancos.

 

Tus ingresos o los de la unidad familiar

 

El nivel de ingresos es fundamental para que el banco tenga cierta seguridad de que eres una persona solvente.

Y si vas a pedir la hipoteca con tu pareja, se contarán los ingresos totales de la unidad familiar. Es decir, lo que tengáis entre los dos, siempre y cuando que queráis ponerla a nombre de ambos.

Pero también tendrá en cuenta los gastos.

Porque si, por ejemplo, ingresáis 3000 € al mes, pero tenéis 2000 € de gastos, es más que probable que denieguen el crédito.

 

La estabilidad laboral

 

En este sentido, los que lo tienen más fácil son los funcionarios. Porque tienen un sueldo seguro de por vida y eso para el banco es una tranquilidad.

Ahora bien, hay funcionarios con sueldo fijo muy por debajo que otros que son autónomos o trabajadores por cuenta ajena en una empresa. Así es que, esto ayuda, pero no tiene porqué suponer la concesión directa de la hipoteca.

Para eso, te pedirán el contrato de trabajo o en caso de que seas autónomo, las declaraciones trimestrales y anuales de impuestos, así como la declaración de la renta.

También es mucho más fácil que te la concedan si tienes un puesto indefinido con una antigüedad de diez años o más que si llevas solo tres meses trabajando y tienes un contrato temporal.

 

Las deudas y otros préstamos

 

Que tu nivel de ingresos sea bueno y acorde a la cantidad solicitada y tu trabajo sea estable, no es una garantía total.

Es otro de los requisitos que ponen los bancos para conceder una hipoteca es el nivel de endeudamiento que tengas. Si tienes otros préstamos, también lo valorarán.

Imagina que estás pagando la letra de un coche o de otra vivienda y que ese gasto implica un porcentaje mayor al máximo permitido de deuda. En ese caso, es muy probable que te digan que no.

En general, no podrás tener más del 35- 45% de tus ingresos totales en préstamos.

 

El patrimonio personal

 

Contar con un buen patrimonio ayuda mucho porque, aunque no sea un requisito de los bancos, sí que lo tiene en cuenta.

Si por ejemplo tienes una casa familiar, aunque sea heredada, o alguna propiedad con un valor importante que pueda servir de aval, será un plus a tener en cuenta que te facilitará la concesión.

 

Los morosos, lo tienen complicado

 

Aparecer en una lista de morosos al banco le da una buena pista de si eres de fiar o por el contrario va a asumir un riesgo dejándote el dinero.

Es un requisito de los bancos y lo comprueba siempre antes de conceder la hipoteca.

Para ello acude al CIRBE, que es la Central de Información de Riesgos del Banco de España. Ahí, quedan registrados los préstamos que sean mayores de 6000 € de la última década.

Así es que, si sabes que nunca has dejado una letra sin pagar y has sido siempre puntual, puedes estar tranquilo.

Los morosos también se pueden comprobar porque hay diferentes ficheros a los que los bancos acuden: está el RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas) y también ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros).

Como aparezcas en alguna de esas listas, lo tienes complicado.

En general, la mayoría de bancos ponen estos requisitos a la hora de conceder una hipoteca. Actualmente, lo más común es que te concedan solo el 80% del valor total de la vivienda, y el resto tendrás que ponerlo de tu bolsillo.

Además de sumar otros gastos imprescindibles que debes asumir para comprar una casa.

Aún así, es un buen momento para comprar, porque la economía se ha recuperado y los pisos no están a los precios desorbitados de otras épocas.