Las ventajas de alquilar un piso a estudiantes (no es tan mala idea)

Las ventajas de alquilar un piso a estudiantes (no es tan mala idea)

El arrendar tu piso a estudiantes puede tener muchas ventajas. Aunque un alquiler siempre conlleva riesgos y tienes que tener esto en cuenta con este colectivo, el de los estudiantes es uno de los mejores perfiles dada su rentabilidad y seguridad.

Esto es así porque son las familias las que avalan al inquilino en casi todos los casos.

Igualmente, si tus estudiantes están a gusto, pasarán varios años en tu piso, los que dure la carrera que estén cursando.

Muy atento a nuestro post porque vamos a darte algunos consejos sobre las ventajas de alquilar un piso a estudiantes.

 

Redecora el piso y adáptalo a sus necesidades

Tienes que pensar en las necesidades de los estudiantes y proporcionarles todas las comodidades necesarias para alquilar con éxito tu piso.

Por ejemplo, necesitan una habitación luminosa, una mesa y una silla de estudio en condiciones, un flexo, una estantería…En fin, todo lo necesario para estudiar.

Respecto al salón, basta con un sofá cómodo, una mesa para comer, un aparador y una televisión.

Debes saber también uno de los elementos en los que más se fijan los estudiantes es el mobiliario. Necesitan cuartos bien acondicionados en los que no necesitan incluir muebles, puesto que, para los años que van a estar, no les compensa comprarlos.

Si te preocupas del bienestar de tus inquilinos, seguramente ellos cuidarán de tu propiedad como si fuera suya y así evitaréis problemas.

Cuanto más facilites la vida a los estudiantes mejor.

Una buena idea es incluir en el precio del alquiler un servicio de limpieza semanal de las zonas comunes puesto que es más cómodo a la hora de convivir.

Se ahorrarán las peleas típicas de quien limpia y quien no. De esta manera, se evitan rescisiones en el contrato y tener que cambiar de inquilinos.

De hecho, el orden y la limpieza son los dos elementos más importantes a la hora de alquilar.

¿Alquilar por habitaciones?

Casi todos los estudiantes comparten piso. A priori, esta es la mejor opción a la hora de alquilar tu piso a estudiantes. Además, obtendrás más rentabilidad y tus inquilinos se ahorrarán también dinero al pagar por habitación.

No obstante, tienes que considerar que si alquilas el piso íntegro no será tan rentable pero sí más seguro. Este es un consejo que aportan desde Consejo General de Colegios de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (COAPI).

Esto es así porque si alquilas todo el piso, el contrato se regirá por la Ley de Arrendamientos Urbanos. En el caso contrario, lo hará por el Código Civil.

Incluye los gastos en el precio

Los estudiantes quieren comodidad así que dáselo todo hecho.

Incluye en el precio de la habitación los gastos comunes propios del uso. Y no se te ocurra dejarles que se hagan cargo de otros gastos que te corresponden a ti como propietario porque les vas a espantar.

Así se harán una idea de cuánto les va a costar vivir mientras dure la carrera. Te recomendamos que metas en el precio final el agua, la luz, la calefacción e incluso internet.

El contrato

Llegados a este punto, no puedes dejar nada al azar en el contrato.

Lo primero que tienes que dejar claro es el precio mensual, especificar los gastos incluidos, el tope mensual, la fianza (y las condiciones de devolución) y la duración del contrato.

Sé precavido y realiza un inventario del piso incluyendo el menaje y sus condiciones.

Cláusulas Adicionales

Para evitar futuros problemas, es mejor que añadas cláusulas adicionales de asuntos importantes como las normas de la comunidad de vecinos, fumar, mascotas, fiestas o un límite de invitados en el piso.

Si lo dejas todo claro, serán los estudiantes los que tengan toda la responsabilidad si ocurre alguna situación incómoda.

Asimismo, si incumplen una y otra vez alguna norma por mal comportamiento, podrás proceder al desahucio forzado.

Aval familiar 

Una buena opción para que, como propietario, estés más seguro, es la de pedir un aval personal o bancario de los padres.

En este punto debes valorar incluir una firma de este aval para determinar la responsabilidad solidaria del pago de la renta, de los gastos asociados y de los posibles daños ocasionados en la vivienda.

Seguro del hogar

Como más vale prevenir que curar respecto a los posibles daños materiales, es mejor contratar un seguro del hogar. Además, en la mayoría de ocasiones lo pagan los padres. Ya sabes que la Ley de Arrendamientos Urbanos ( LAU), te amparará como propietario, y podrás consultar la declaración de la renta, un contrato o cualquier documento que te permita valorar la solvencia de los padres de tus inquilinos.

 

¿Cuál es el mejor momento para alquilar a estudiantes?

Las ventajas de alquilar tu piso a estudiantes son muchas, pero es un mercado dinámico y hay que estar muy atento al momento indicado.

Normalmente, los pisos se alquilan a principios de curso y a finales, siendo mayo y junio los meses de mayor movimiento. También hay un repunte en los cuatrimestres, que están ocasionados por los estudiantes de intercambio y los Erasmus.

Anuncia tu piso en internet

Los jóvenes son nativos digitales y buscan su hogar durante el curso en la red. Por tanto, asegúrate de que tu inmueble sea visible en internet.

Y en este caso una de las ventajas de anunciarlo en una inmobiliaria es que podrás promocionar tu piso por más canales y encontrarás antes el inquilino idea.

Hay algo que casi nadie hace a la hora de anunciar su vivienda y que puedes practicar cuando escribas tu anuncio.

Precio

Si vas a alquilar tu piso a estudiantes es importante que ajustes el precio. Normalmente en Extremadura una habitación no suele pasar de los 150 euros.

Pero ten en cuenta la zona, las condiciones del piso, el tamaño y lo que incluyes así como le precio de mercado con características similares.

Los estudiantes tienen mucha facilidad para buscar y también preguntan mucho a conocidos o compañeros que acaban los estudios para relevarse en los pisos.

Número de habitaciones

Los pisos más demandados suelen ser aquellos que poseen tres o cuatro habitaciones. 

En realidad, a los estudiantes les gusta compartir. Muy pocos viven solos en pisos, los que lo hacen optan por residencias universitarias que en el caso de ciudades más pequeñas no hay.

Así es que buscan pisos más grandes para poder entrar varios compañeros y compartir gastos. Les sale más económico y tienen más espacio en las zonas comunes.

Como has podido comprobar, alquilar tu piso a estudiantes es una opción que, además de ser rentable, es segura si lo dejas todo claro por escrito en el contrato. Una buena oportunidad tanto para ti como para los jóvenes que se están labrando un futuro.