3 factores clave para no arrepentirte al comprar tu vivienda

¿Conoces a alguien que compró un piso y que al poco tiempo estaba deseando ponerlo en venta? Y no porque se había quedado en paro o porque se había divorciado, sino porque sus necesidades e intereses habían cambiado.

Y la vivienda que en su día le pareció perfecta, a los pocos meses o después de varios años, ya no era tan maravillosa.

Y es que, hoy puedes pensar que necesitas una urbanización con piscina, un salón abierto unido a la cocina o un gran patio para tu mascota. Pero quizás, no tienes tiempo para bañarte en esa piscina o no te apetece pasar la tarde con esos vecinos de la urbanización que ni siquiera te saludan en el ascensor. O ya no tienes mascota y el patio es un espacio desaprovechado.

Esos “extras” que dan valor a una vivienda e incrementan su precio, ahora son importantes, pero en un futuro, puede que no sean imprescindibles.

Sin embargo, hay otros factores que no van a cambiar.

Y es importante tenerlos en cuenta antes de lanzarse al maravilloso mundo de “la hipoteca”.

En Plasencia, opciones hay muchas, quizá no tantas de viviendas nuevas como de segunda mano, pero aun así el mercado inmobiliario de la ciudad cuenta con numerosos pisos o casas esperando un dueño para alojar bajo su techo.

Seas placentino, o hayas llegado aquí por otro motivo.

¿Cuáles son esos 3 factores clave?

1. La ubicación

La ubicación de la vivienda influye bastante en la compra y va en función de las necesidades y preferencias de cada familia. Incluso en Plasencia, la situación de nuestra futura casa es algo que solemos tener en cuenta a pesar de que vivimos en una ciudad en la que no hay distancias grandes.

Está claro que no busca lo mismo un joven soltero y sin compromiso, que una pareja con 3 hijos pequeños o que una familia monoparental o un matrimonio de mediana edad.

Sin embargo, para cada una de las situaciones, la ubicación suele importar en la compra de una vivienda.

La recomendación suele ser que esté próxima a tu lugar de trabajo, o al colegio de tus hijos o a otros lugares de interés con servicios como supermercados, parques, zonas deportivas o centros de salud.

Sin embargo, es bueno que tengas en cuenta el tiempo que vas a usar esos servicios en comparación con el que vas a vivir en ese lugar. Por ejemplo, no tiene sentido comprar un piso al lado del colegio de tus hijos cuando solo les quedan dos años para acabar sus estudios en ese centro.

La importancia que damos a la ubicación también depende de nuestras costumbres. Si te has criado en un barrio de pequeño, probablemente tus preferencias se centrarán en esa zona o una próxima mientras que si naciste en el centro histórico siempre buscarás primero por intramuros antes que en el extrarradio.

Aunque como decíamos, a la hora de comprar un piso en Plasencia, la situación influye, no debería ser del todo determinante ya que es una ciudad muy accesible a cualquier lugar y servicio que vayamos a necesitar.

2. El tamaño

En el caso del tamaño del inmueble también dependerá de nuestras necesidades y de las personas que vayan a vivir en la casa.

Para una persona sola, lo ideal puede ser un estudio o apartamento de tan solo una habitación pero no tiene por qué ser así, ya que puede necesitar varias habitaciones si suele tener invitados o piensa compartir la vivienda o alquilarla en un futuro.

Sin embargo, en el caso de familias, sean o no numerosas, el tamaño medio recomendado de un piso suele oscilar entre los 100 y 150 metros cuadrados, con tres habitaciones, salón, cocina y dos baños.

No obstante, aquí si que hay que valorar bien nuestras necesidades para que la casa no se nos quede demasiado pequeña o por el contrario nos sobren metros, que sería lo de menos.

Echa un vistazo aquí a los que tenemos en Inmobiliaria Caballero y descubre la amplia oferta que tenemos.

3. Factores externos/ambientales

Con factores externos nos referimos a aquellos que no son intrínsecos de la vivienda pero sí influyen alrededor de la misma como pueden ser:

-el ruido exterior (si está en una zona de mucho tránsito o de ocio nocturno, por ejemplo);

-la luminosidad. La luz natural que entre en la vivienda puede variar en función de la altura (no es lo mismo un primer piso que un quinto), de si cuenta con ventanas al exterior o no, de la situación de la vivienda (puede dar el sol durante la mayor parte del día o por el contrario estar en sentido contrario…

servicios municipales. Hay que pensar también que hay viviendas más alejadas y otras más próximas a servicios municipales como la recogida de residuos, la parada del autobús o taxis, puntos de reciclaje o zonas públicas de aparcamiento.

Además de estos tres factores clave que son importantes cuando estamos buscando un piso, en la decisión final de compra influyen muchos otros motivos como decíamos al inicio que dependerán de la situación de cada comprador.

Nos gustaría que compartieras con nosotros cuáles son los motivos que te llevaron a comprar tu casa actual o cuáles tendrías más en cuenta si aún no vives en la casa de tus sueños…..

 

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.