Cómo reducir la factura de la luz este invierno y evitar sobresaltos

Que el frío no deje tiesa tu cuenta bancaria a costa de la factura de la luz

Si vives en Extremadura, donde está nuestra inmobiliaria, ya sabes que el frío realmente entra a partir de diciembre e incluso más adelante.

En muchas casas, hasta este mes no han encendido la calefacción.

Algo muy normal, teniendo en cuenta el precio del gasóil o el incremento constante que sufrimos con la electricidad.

Pero llega un momento, que no puedes estar sin la calefacción porque cuando llega el frío, llega de verdad. Y como se suele decir, pasamos de la manga corta a la bufanda y los guantes.

Y ahora que se acerca la Navidad, y que nos reunimos en las casas, tenemos que mantenerlas calientes y confortables, sobre todo en las familias donde hay personas mayores y niños o bebés, que necesitan una temperatura estable tanto por el día como por la noche.

Además, los gastos de luz, sin contar con los radiadores, aumentan siempre en invierno porque usamos otros electrodomésticos que en verano no encendemos tan a menudo como el horno para cocinar, la secadora o la vitrocerámica, ya que apetece comer más platos calientes que fríos.

En definitiva, la mayoría recibimos facturas más elevadas en los meses fríos que en los cálidos.

Por eso, ahora que estamos en plena temporada de frío en Extremadura y en todo el país, te damos algunos consejos para evitar sobresaltos cuando veas el sobre en tu buzón o el cargo en tu cuenta.

1.Cambia de tarifa

Hay diferentes tipos de tarifas que se pueden adaptar a tus necesidades. Lo primero que tienes que saber es cuál es tu tarifa contratada, mirando simplemente la última factura de la luz que te haya llegado.

Lo mejor para comprobar cuál es la tarifa que más te conviene es ponerse en contacto con un asesor o usar la app de la OCU que te ayuda a encontrar la solución que más se adapta a tu caso concreto de forma que te permite ahorrar unos cuantos euros al año.

La Organización de Consumidores y Usarios hace las siguientes recomendaciones para ahorrar en tu factura de la luz:

  • Opta por tarifas con condiciones que no se revisen cada dos por tres para evitar las subidas.
  • Descarta aquellas que incluyan servicios adicionales que no vas a usar
  • Elige siempre la discriminación horaria
  • Revisa si cumple los requisitos del bono social y si puedes, solicítalo

Hay webs en las que puedes comparar las compañías que mejor te vienen y elegir la tarifa más adecuada a tus condiciones.

2.Sustituye tus bombillas por unas de bajo consumo

El ahorro en la factura de la luz por usar bombillas de bajo consumo es considerable. Además, no solo reducen el consumo en un 80% aproximadamente sino que además duran más. Si cambias todas las luces de casa, podrás bajar esa factura en unos cuantos euros e imagínate si el cálculo lo hacemos anual o por más tiempo.

Aunque cuesten algo más, la inversión está más que rentabilizada por lo que no debes dudar ni un segundo cuando vayas a comprarlas.

3. Procura que tus electrodomésticos tengan etiqueta A+++

Las famosas etiquetas que vemos en los electrodomésticos y que van de la A+++ a la D indican la eficiencia energética de tus aparatos, o lo que es lo mismo si éstos consumen más o menos. Si antes los frigoríficos tenían una etiqueta B o C, los nuevos suelen tener al menos la A y la diferencia de consumo es bastante grande.

A veces, te puedes engañar a la hora de adquirir una lavadora o secadora porque eliges la más barata sin saber que a la larga su coste de uso será más elevado. Ocurre como con las bombillas pero el gasto en este caso es mayor aunque también lo es el ahorro.

En los pisos, esa eficiencia también se mide con el certificado energético.

4. Evita el stand by de tus aparatos

Se le conoce como “consumo fantasma” y no es más que apagar el ordenador o la televisión tan sólo con el mando a distancia, dejando el piloto rojo encendido, en stand by.

Es como dejarlo en reposo, con lo que, aunque no esté consumiendo igual que cuando lo usas, sí que gasta algo y si sumas todos los aparatos que tienes en casa y que diariamente dejas “semi encendidos” al final la cantidad no es tan poca.

En realidad es una costumbre que tenemos la mayoría y solo necesitamos un cambio de hábito. Puedes pensar por ejemplo que es como si te vas de casa y cierras la puerta sin echar la llave. ¿Es igual de seguro contra los cacos?

5. Regula la temperatura ideal

Ahorrar en la factura de la luz también pasa por la regulación de la temperatura en el hogar. Es decir, mantener unos grados con los que estés cómodo sin necesidad de tener que ponerte manga corta en pleno invierno.

Lo suyo es que mantengas una temperatura de unos 20-22 º y sin ponerte un abrigo en casa sí que al menos lleves una manga ligera. Además, al salir a la calle no notarás tanta diferencia y por tanto será más difícil que te pilles un resfriado.

El consumo es mayor cuando enciendes y apagas la calefacción, igual que ocurre con el aire acondicionado en verano. Es preferible tenerla encendida en un horario que establezcas, por ejemplo de 12 a 19 horas y apagarla por la noche, una vez que la casa ya está con la temperatura ideal.

6. Coloca alfombras

Aunque no te gusten demasiado y creas que son un generador de polvo o supongan un esfuerzo más de limpieza, las alfombras en invierno ayudan a mantener el suelo caliente y conforta el hogar.

Y si tienes niños pequeños, que les encanta andar descalzos o jugar en el suelo, una alfombra es imprescindible.

No es que den calor pero sí evitan que el suelo se enfríe mucho, que es por donde solemos sentir las bajas temperaturas. Además podrás caminar incluso sin zapatillas en las zonas donde tengas alfombras y si tienes niños, también podrán jugar en el suelo sin enfriarse tanto.

7. Opta por suelos de madera

Si además de alfombras tienes un suelo de madera como el parquet o la tarima, tu casa estará más calentita y no tendrás que tener la calefacción encendida todo el día.

Piensa en los suelos de mármol o baldosa que solo poner un pie ya te quedas frío.

En ciudades más cálidas como el algunas del sur de España o las Islas Canarias no es tan necesario pero en sitios como Extremadura vienen muy bien porque pasamos de temperaturas cálidas a frías en un periodo de tiempo breve.

8.Sella puertas y ventanas

A veces, una práctica que no hacemos y que puede estar provocando que entre frío a nuestra casa es que las ventanas y puertas que dan al exterior no están bien selladas y entra aire. Solo tienes que poner la mano cuando hace frío y comprobar si entra aire o no.

En caso de que notes el frío del exterior lo mejor que será que busques la forma de sellarlas bien con goma, silicona o productos especiales para ello. De esa forma, te aseguras de que la temperatura que aporta la calefacción se mantiene.

9. Utiliza un brasero de bajo consumo

Los braseros ya no son lo que eran. Si tienes la imagen de aquellos antiguos de carbón ya puedes ir cambiando esa idea. Actualmente hay braseros de bajo consumo, eléctricos, que puedes usar para evitar encender la calefacción a ciertas horas del día.

Esta opción es muy útil si por ejemplo estás solo en casa toda la mañana trabajando y necesitas calor para ti. Colocar un brasero bajo una mesa camilla es una buena idea porque te mantendrá caliente, pero ten en cuenta que no calentará el resto de la casa y que cuando te muevas notarás el cambio de temperatura.

Elige aquellos que consumen menos y olvídate siempre de apagarlo cuando no lo uses porque de lo contrario, la factura de la luz puede subir.

Como ves, son algunos trucos para reducir la factura de la luz este invierno. Algunos serán más adecuados para unas casas o personas porque siempre dependerá de tus circunstancias, la estancia, el tamaño de tu casa, lo friolero que seas y la ciudad donde vivas.

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.