Cómo elegir tu piso ideal sin equivocarte con la compra

Cómo elegir tu piso ideal sin equivocarte con la compra

En esta vida, todo se basa en tomar decisiones, algunas más importantes que otras, pero al fin y al cabo siempre tenemos que elegir. Pero cuando llega el momento de buscar una vivienda, esa decisión es más difícil porque, entre otras razones, lo más probable es que solo hagas esa inversión una vez, o como mucho dos.

Hay personas que buscan durante semanas, otras lo alargan meses y algunas incluso necesitan años para encontrar su piso o casa ideal. Mientras, viven de alquiler o en viviendas de familiares. Otros, sin embargo, nunca se plantean comprar porque tienen claras las ventajas que supone el alquiler frente a la compra, o porque han tenido la suerte de heredar una vivienda.

Si tú eres de las que está buscando un piso, debes tener en cuenta algunas de las claves que los agentes inmobiliarios solemos aconsejar a todos los clientes que llegan a nuestras oficinas.

A pesar de que muchos acuden con una idea previa basada en sus necesidades y gustos, hay algunos factores comunes para todos:

1.Nueva o de segunda mano

Una de las primeras decisiones que tendrás que tomar es si quieres una vivienda nueva o de segunda mano. Aunque a veces, puedes cambiar de opinión si tu idea es estrenar y encuentras algo usado que merece la pena reformar y te sale bien de precio.

Si no tienes claro este punto, revisa el resto de consejos que te damos a continuación y una vez tengas más información sobre cada uno de ellos, podrás elegir mejor en este aspecto.

Ten en cuenta las ventajas de comprar una casa nueva y también que hay chollos en muchas ciudades de viviendas muy económicas que podrían convertirse en la ideal después de hacer reforma por menos de lo que te costaría una nueva.

2.La ubicación ideal

La zona en la que se encuentra la vivienda, sea de primera o de segunda mano, es importante. De hecho, algunas personas solo buscan en determinadas ubicaciones, como la zona centro o una calle o barrio concreto.

Si es tu caso, y este punto es crucial en tu decisión, comunícaselo a tu inmobiliaria, y procura fijarte en los edificios por si hay algo nuevo en venta, así como en posibles promociones nuevas que se vayan a construir.

Pero, no te obsesiones demasiado con esto porque puede que esa oportunidad que buscas nunca llegue y estés descartando otras opciones que pueden ser igual o mejores en una ubicación distinta.

Valora bien las razones por las que buscas esa zona en concreto. Si es por gusto simplemente, por cercanía al trabajo o al colegio de tus hijos, por los servicios que tiene cerca…Puede que en unos años eso te de igual y, sin embargo, otros barrios crezcan y tengan mucho más de lo que tienen actualmente.

3.El tamaño de la vivienda

¿Crees que con dos habitaciones tendrás suficiente espacio?, ¿o piensas que lo mejor es un piso grande con al menos 4 dormitorios?

Las necesidades van cambiando, como hemos comentado en el punto anterior. Y lo que hoy te resulta pequeño puede quedarte grande en unos años y viceversa. Así es que ten en cuenta lo que necesitas ahora, pero también cuánto tiempo te servirá o cómo cambiará tu situación en el futuro.

Si acabas de casarte y no tenéis ganas de ser padres, te resultará suficiente una vivienda pequeña, con un par de habitaciones. Pero, ¿y si dentro de 3, 4 ó 5 años os apetece tener hijos y de repente vienen mellizos? La casa os quedará pequeña.

También puede ocurrir lo contrario. Que ahora trabajes desde casa, tengas tu propio despacho u oficina y necesites una vivienda espaciosa con más estancias. Quizás en un futuro, trabajas por cuenta ajena y tantas habitaciones solo sirven para acumular trastos y más limpieza.

4.El precio actual y la variación

Sin duda, la inversión es grande. Sea más o menos económico lo que encuentres. Está claro que todos queremos lo mejor al precio más bajo y encontrarlo es complicado.

De hecho, es la principal razón por la que encontrar el piso ideal puede alargarse años. Ten en cuenta el precio del mercado en ese momento, fíjate en las cantidades que piden por viviendas similares de características en la misma zona y observa si tienden a bajar o a revalorizarse.

Hay zonas que suelen estar mejor valoradas y los precios no suelen variar mucho. En el caso de Plasencia, donde nos encontramos nosotros, algunas avenidas o barrios suelen mantener sus precios incluso en época de crisis.

Una de las ventajas de acudir a una inmobiliaria es que está al tanto de la situación del mercado y puede aconsejarte con conocimiento.

5. Los gastos fijos

A los gastos de la hipoteca, siempre hay que sumar otros gastos tanto fijos como variables.

Ten en cuenta todo lo que supone comprar un piso, y añade esos otros gastos que tendrás que asumir. Es el caso de la comunidad, que será más elevado si tiene piscina comunitaria, servicio de recogida de basura, portero físico, administrador de fincas, calefacción central o por gas ciudad, etc.

Algunos edificios no tienen ascensor, pero están en trámites de instalarlo y es un gasto que tienen que asumir todos los vecinos. Y en las comunidades que sí lo tienen, también incrementa el gasto.

6. La antigüedad y el consumo energético

Imagina que has encontrado una vivienda a tu gusto. Grande, en una zona que te gusta, en buen estado, a un precio razonable y con una distribución ideal para lo que necesitas.

¿Has pensado en la antigüedad del edificio? Porque cuanto más viejo sea, más reformas necesitará tarde o temprano. Asegúrate por ejemplo de que tiene las tuberías recién cambiadas, o suma el gasto si tienes que hacerlo tú cuando compres.

En cuanto a la eficiencia energética, pregunta por el certificado de eficiencia energética que es obligatorio en los pisos de nueva construcción, pero que muchos de segunda mano no tienen.

En definitiva, elegir el piso ideal no es fácil, pero teniendo en cuenta las claves para tomar la mejor decisión, no te arrepentirás. Y, quién sabe. Puede que con los años tus necesidades cambien y lo que buscas ahora no tenga nada que ver con la vivienda en la que pasarás el resto de tus días.