7 sencillos trucos para ahorrar energía especialmente en la cocina

Sencillos trucos para ahorrar energía especialmente en la cocina

Ahorrar energía y bajar la factura de la luz cuando empieza el frío es siempre un reto para la mayoría de familias.

Y es que el coste de la luz nos pega siempre un mazazo en la cuenta corriente.

Pero no solo podemos ahorrar en los meses fríos con la calefacción sino durante todo el año.

Con pequeños gestos muy sencillos reducirás el consumo de energía en tu hogar y, poco a poco, si hicieras cuentas, te sorprenderías.

Porque muchos de estos trucos seguro que los conoces, pero te parecen tan insignificantes que los olvidas. Así es que, propóntelo en serio y si vives en familia, entre todos podéis colaborar.

Te damos algunos consejos para ahorrar energía en toda la casa, y sobre todo en la cocina que es la zona donde más electrodomésticos colocamos.

1.Revisa todas las rendijas, ventanas y ranuras

El aire entra por cualquier pequeño agujero que haya en casa. Puede ser en una ventana que no cierra bien, por un balcón, por la terraza de la cocina….

Procura comprobar que todo está bien sellado.

La mejor manera es que te acerques y pongas la mano un día que sea más ventoso, porque si no, puede que sea mínimo y no te enteres.

Lo primero es localizar esos escapes y después poner solución. Hay productos para sellar o puede ser un buen momento para cambiar o reparar las ventanas, los marcos o los cristales.

En otro artículo ya te dimos este consejo y otros para ahorrar en la factura de la luz.

2. Deja pasar la luz del día

Otra forma de ahorrar energía y que mucha gente no hace, a pesar de que es muy sencillo y bastante obvio, es abrir bien las persianas y retirar las cortinas.

Es un gesto natural, pero no siempre se lleva a cabo.

Cuando te levantes, sube todas las persianas de la casa y retira las cortinas del salón y todas las estancias para dejar pasar la luz natural.

Incluso cuando el día esté nublado, porque habrá momentos que se despeje y debes aprovechar esos ratitos de luz.

Y al atardecer haz justo lo contrario, para mantener la casa con la temperatura óptima durante toda la noche.

3. Ojo en la nevera, aquí varios consejos

 ¿Eres de esos que no puede ver la nevera a medias y siempre la atiborra? O quizás piensas que puede venir una guerra y necesitas provisiones.

Hay neveras en las que resulta complicado encontrar los alimentos porque están hasta arriba. Varias filas y productos unos encima de otros en cada balda.

Además de ser un auténtico desastre, estás aumentando el consumo. El frigorífico es uno de los electrodomésticos de la casa que más consume

Para ahorrar energía te recomendamos que la nevera tenga los productos justos, con espacio entre unos y otros para que corra el aire. Y cuidado con abrirla y cerrarla constantemente, porque eso también consume.

Si tienes niños, enséñales a hacerlo y explícales la razón para que lo comprendan.

Ah, y un último consejo, no hace falta que tu frigo sea el polo norte y tengas la temperatura demasiado baja, sobre todo en invierno.

También procura no meter alimentos calientes y esperar a que se enfríen antes.

4. ¿Vitro, inducción o butano?

Puede que ya sepas que el gas o el butano para cocinar es más económico, pero la facilidad de limpieza y seguridad que da una vitro hace que esté presente en muchos hogares.

Si estás pensando en hacer el cambio, ahorrarás más con las placas de inducción. Según un estudio de IDAE, son más eficientes y pueden llegar a suponer un ahorro de hasta el 20% en la electricidad respecto a la vitrocerámica convencional.

Sea cual sea la elección, procura cocinar siempre con una olla o la sartén del mismo diámetro o superior al de la zona de cocción, no que sobre. Porque así estarás consumiendo y desperdiciando energía.

Si tienes butano, perfecto. Mucha gente aprecia un sabor distinto a los alimentos y además es más rápido.

5. Usa más el microondas y aprovecha el calor del horno

El horno es poco eficiente porque se le da menos uso, en la mayoría de los hogares. No es un electrodoméstico que se use a diario como si puede ser el microondas.

Además, este último supone un gran ahorro energético en el hogar, que puede llegar al 60 ó 70%.

Por supuesto que muchos platos están mejor en el horno. Y en esos casos, aprovecha todo el calor apagándolo unos minutos antes y dejando la comida dentro para que acabe de cocinarse.

Evita abrir y cerrar el horno para que no escape el calor y aprovecha, si tienes espacio, para cocinar varios alimentos a la vez.

Eso de encender el horno para calentar un plato, no lo hagas. Para eso, es mucho mejor el micro, igual que para descongelar. Eso sí, trocea antes la comida para que sea más rápido.

6. Busca electrodomésticos con etiqueta A

La eficiencia energética de los aparatos eléctricos hay que tenerla en cuenta siempre.Si tienes alguno que ya necesita sustitución, fíjate en este importante detalle e invierte un poco más en uno más eficiente.

De la A+++ a la G hay una enorme diferencia en cuanto a consumo.

Así es que, no te vayas al más económico porque a la larga estarás gastando más en luz y haz el esfuerzo con un electrodoméstico más costoso, pero más eficiente.

Aquí puedes ver cuáles son las categorías que existen para los electrodomésticos.

7. Los trucos con la lavadora

Hay en casas que se pone casi a diario. Sobre todo, donde hay niños pequeños.

Así es que, con pequeños trucos podrás ahorrar energía cada vez que tengas que poner la lavadora y, a la larga, se notará en tu factura.

Lo primero que te aconsejamos es que tengas una con etiqueta al menos A.

Y hasta que llegue el momento de cambiarla, ten en cuenta siempre:

  • Llenarla lo suficiente para que no desaproveches energía con pocas prendas, pero no tanto que no haya espacio para que se lave bien.
  • Usar programas de lavado cortos.
  • Utilizar detergente líquido para que tenga que hacer menos esfuerzo, consume menos que las pastillas.
  • Lavar con agua fría ahorra energía, en lugar de hacerlo en templado o caliente.
  • Centrifuga y aprovecha el aire y el sol para tender. Evita todo lo posible la secadora que es lo que más consume.

Todos estos consejos son muy fáciles de seguir para ahorrar energía en casa, especialmente en la cocina y es una simple cuestión de hábitos.

Cuéntanos, ¿cuál de estos gestos tienes tú y cuál crees que te va a costar más implementar?